• Carmen

COMO PREPARAR LOS ALIMENTOS PARA CONGELAR



Incluso las comidas perfectamente preparadas pueden arruinarse si no se las empaqueta correctamente para el congelador. Empieza eligiendo envases seguros para el congelador, pensando en cómo evitar las quemaduras por congelación, y consumiendo los alimentos dentro del tiempo apropiado. Y asegúrate de dejar que los alimentos se enfríen a temperatura ambiente antes de ponerlos a congelar.


Hay muchos platos que se congelan bien y hacen que la preparación de la comida sea fácil; sin embargo, como regla general, los platos con mucha crema (nata) espesa, queso derretido, o queso crema como las sopas a base de crema (nata) no se congelan bien.


Los platos que incluyen mayonesa o las ensaladas como la ensalada de pollo o la ensalada de atún, que la incluyen, no son buenas para congelar.


Además, las verduras frescas sin cocinar con alto contenido de agua, como la lechuga, el tomate y el pepino, se convierten en una pasta aguada cuando se descongelan.


Cuando están envasados adecuadamente, los alimentos congelados pueden durar mucho más que los frescos.


La mayoría de los productos horneados pueden congelarse muy bien hasta 2 a 3 meses. Las galletas bajas en carbohidratos, los muffins y el pan pueden congelarse muy bien hasta seis meses.


Las carnes cocidas, los guisos, las cazuelas y algunos platos a base de huevo, como las frittatas, se mantendrán bien durante al menos dos meses y probablemente seguirán estando sabrosos después de tres meses en el congelador.


Selecciona envases que sean suficientemente grandes para la cantidad que estás congelando y deja el menor espacio posible para evitar burbujas de aire en ellos.


Usa bolsas de silicona, papel de congelar recubierto o laminado, bolsas o envolturas de plástico grueso o papel de aluminio resistente para envolver bien y proteger los alimentos. La ventaja de usar envases flexibles es que puedes aplanar el contenido, y eso es ideal para apilar los envases perfectamente y optimizar el espacio en el congelador.


También puedes utilizar envases de plástico rígido o de vidrio diseñados específicamente para el congelador. Si utilizas vidrio, deja suficiente espacio para que el contenido se expanda ligeramente al congelarse. Además, los envases de boca ancha facilitan retirar el contenido y es menos probable que se rompan por la presión producida por la expansión de los alimentos al congelarse.


La mejor forma de descongelar es dejar que se produzca a la velocidad natural, a una temperatura constante.


Por razones de seguridad alimentaria, los alimentos no deben descongelarse dejándolos a temperaturas entre los 5 °C y los 60 °C (40 °F y 140 °F). Este rango de temperatura se conoce como la “zona de peligro” y es la temperatura ideal para que las bacterias se multipliquen rápidamente.


Descongelar en el refrigerador es uno de los métodos más sencillos para descongelar alimentos. La temperatura fría constante hará que el alimento se mantenga inocuo y que mantenga también la mayor parte de su sabor y textura.

Esto se puede demorar hasta 24 horas, por lo que lo mejor es planificar con anticipación, por ejemplo, sacar la cena del día siguiente la noche anterior.


Y tú... ¿congelas?




0 comentarios